Leche y productos lácteos más seguros gracias a HPP

Leche y productos lácteos más seguros gracias a HPP

Los productos lácteos son ampliamente conocidos gracias a que desde hace muchos años forman parte de una dieta saludable y son fuente de proteínas, minerales y vitaminas.

Tradicionalmente, para poder producir y distribuir de manera segura estos alimentos, se han empleado tratamientos térmicos de esterilización y pasteurización, lo cual, ha mejorado enormemente la vida útil y la seguridad alimentaria de los mismos, evitando así intoxicaciones alimentarias.

Sin embargo, en la actualidad, la percepción del consumidor ha cambiado y se buscan alimentos con mejores atributos sensoriales y nutritivos. No obstante, las tecnologías anteriormente citadas, afectan de manera negativa a estas características. Todo ello, conlleva a que la garantía de seguridad alimentaria ya no sea suficiente y los consumidores clamen por mantener la frescura y nutrientes, sumado a la utilización de pocos conservantes.

En este sentido, las altas presiones son una alternativa válida a la pasteurización térmica para la inactivación de microorganismos alterantes y patógenos, aumento de vida útil y, por lo general, mantenimiento del sabor, color y textura de los productos lácteos.
Todas estas ventajas abren un amplio rango de oportunidades para los fabricantes lácteos.

Dentro de la amplia variedad de aplicaciones de las altas presiones para productos lácteos, algunas destacables que actualmente ya se comercializan o que están en pleno desarrollo, son los quesos y la leche fresca.

Comments are closed.

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros con fines analíticos y publicitarios, que podrían recabar información personal. Si quiere, puede cambiar sus preferencias o ampliar esta información accediendo a la política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies